Skip to content

Mitología crítica

by on April 17, 2014

Arturo Ortiz Struck | @arturortiz

Vagas suposiciones coagulaban de repente, amalgamadas con toscas imágenes del mago, del renegado, del demonio, del espía, del extranjero, imágenes que flotan en todas partes y siempre en las imaginaciones ignorantes.

Opus Nigrum, Margarite Yourcenar,

Alfaguara 1982, P.p. 324

 

Desde la presentación a medios de comunicación del proyecto realizado para la Cineteca Nacional Siglo XXI, elaborado por la oficina de Michel Rojkind y Gerardo Salinas, un sin fin de comentarios y críticas han acompañado al inmueble. El conjunto de reflexiones respecto a la arquitectura de la cineteca, a la estrategia de los arquitectos para transformar el espacio y a las adversas condiciones de tiempo que impuso el régimen anterior al despacho de Rojkind y Salinas, han resultado ser profundamente heterogéneas y van desde la descalificación a priori y sin argumentos, hasta cuestionamientos efectivos sobre el funcionamiento y los criterios estructurales, desde las felicitaciones exacerbadas, hasta un público que utiliza cotidianamente las nuevas instalaciones. Más allá de las críticas, la Cineteca incremento exponencialmente el número de visitantes, quienes han adoptado a este espacio como un destino recreativo y cultural sólido en el sur de la ciudad de México, en donde una sociedad diversa y heterogénea ha encontrado un espacio común y público, que por mucho ha rebasado las expectativas originales sobre la afluencia de visitantes.

La visibilidad de la Cineteca ha expuesto a los arquitectos de manera inusual: si bien no es el único proyecto realizado durante la administración de Consuelo Saizar, es el que atiende a un público masivo. Los demás proyectos no son tan visitados, algunos porque no están acabados, como el Museo del Cine del Taller de Arquitectura de Mauricio Rocha y Gabriela Carrillo, otros porque están dentro de instalaciones de acceso controlado como el nuevo edificio para los estudios Churubusco, elaborado por Arquitectura 911 SC de Saide Springal y Jose Castillo; o bien las bibliotecas que terminan por ser inútiles para el público general, entre otras cosas porque está prohibido tocar los libros. El hecho es que ha sido el proyecto con más atención mediática, sin duda el más criticado, aunque hay que reconocer que de todas las críticas que he escuchado y leído, pocas tienen un rigor en el análisis sobre el edificio.

El martes 15 de abril se presentó una fuerte lluvia y granizada en la ciudad de México que coincidió con la 56ª muestra internacional de cine organizada por la Cineteca Nacional. Las nuevas instalaciones tuvieron graves afectaciones por las lluvias, produciendo fuertes goteras o chorros de agua que escurrían por el techo de diversas salas y baños, así como una fuerte inundación que afecto grandes áreas del inmueble. Como era de esperarse, no tardaron en aparecer las críticas desde los medios de comunicación y en las redes sociales. Críticas necesarias ante los procesos fallidos de una obra y gasto público, necesarias para exigir un recinto seguro y de calidad.

Una gran cantidad de twiteros, muchos de ellos arquitectos, y algunos medios de comunicación señalaron a Michel Rojkind y a Gerardo Salinas como los responsables de la mala calidad del edificio. A priori, sin información fidedigna sobre los hechos, sin conocer los resultados de los peritajes y deslindes de responsabilidades legales y jurídicas, un despliegue de descalificaciones recorrieron las redes sociales, en donde no había argumentos en la crítica, sino castigo; no había reflexiones sobre el proceso y supervisión de obra, sino prejuicio sobre los arquitectos. Tampoco encontré posicionamiento sobre los constructores o sobre las evidentes carencias de una construcción que a todas luces no está concluida; tampoco he visto un cuestionamiento a las empresas supervisoras o a la administración pasada de CONACULTA o de la Cineteca. No vi argumentos en relación a los directores responsables de obra o los corresponsables de ingeniería. En fin, no encuentro una reflexión que aborde a todo un proceso de obra pública que parece rebasado por dinámicas que están en el borde de la legalidad. La problemática se redujo al diseño del edificio y la crítica se centró en los arquitectos. Nada sorprendente en una época fundamentada en la imagen, donde se ha perdido la capacidad de valorar aquello que no es visible. La significación del mal ecuménico representado en un edificio recae sobre los arquitectos, nada más conservador y ciego.

Me sorprende que en lugar de utilizar la coyuntura para fortalecer al gremio de arquitectos, que de por si no cuenta con una ley de proyectos para obra pública, sin la posibilidad legal para hacer respetar las especificaciones de su proyecto, que no tiene la situación jurídica para exigir calidad en la construcción, que no cuenta con un Colegio de Arquitectos sólido que proteja los intereses profesionales de los arquitectos, etcétera, los propios colegas se dediquen a producir criticas sin argumentos, sin conocimiento de los hechos y resquebrajando la posibilidad de construir un ámbito más sólido para el gremio de arquitectos, en el que las reglas sean claras desde el principio, en donde todos tengamos una claridad sobre los procesos y el gasto público.

Es fundamental exigir transparencia y el deslinde de responsabilidades sobre los sucesos del martes 15 de abril, pero no sólo para ver si Rojkind Arquitectos son responsables o no de las afectaciones, sino para que el proceso de esa obra pública ponga en evidencia nuestra debilidad gremial, los abusos de las constructoras y supervisoras de obra y la desfachatez de muchos funcionarios públicos. No me sorprendería en lo más mínimo que los destrozos fueran producto de una obra inconclusa, de cambios en las especificaciones y de mala calidad en los procesos constructivos. Tampoco me sorprendería que las soluciones técnicas estén cabalmente resueltas en los planos originales del proyecto.

From → Uncategorized

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: